Quiero


"Quiero sentarme al sol, en el umbral de mi puerta, y escuchar el silencio ...

Quiero meditar, leer algunos libros, dibujar gatos y brujas, y subir las colinas que están detrás de mi casa para contemplar el lago en los días claros. Y pasar el rato sentado, nada más ...

El viento suele amainar al caer la tarde, los colores desaparecen de la hierba y hay un momento de silencio casi perfecto ...

Quiero observar las raposas, los jabalíes que aparecen de vez en cuando, la primera golondrina, el momento en que la hierba pase del verde al dorado.

Quiero sentarme de noche y contar las 4.500 estrellas visibles.

Quiero disponer de tiempo en abundancia para todas estas cosas, dar al silencio la oportunidad de trabajar conmigo y en mí"

(Adaptado -las palabras en cursiva- de "Viaje al silencio" pp. 353-355, Sara Maitland. Trad. Catalina Martínez Muños. Alba Editorial. Barcelona. 2010)

8 comentarios:

Anca Balaj dijo...

A Capablanca, a Ontokito de Tasmania y a mí nos alegra mucho que estés volviendo. Esperamos que disfrutes de la promavera (al igual que nuestr@s querid@s amig@s felin@s).

Un abrazo

La Gatera dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
La Gatera dijo...

Nos alegra leerte, querido Chema. Y en tu caso, también que nos ilustres.

¡Saludetes gatunos!

Noemí Risco Mateo dijo...

¡Has vuelto, Chema! ¡Cuánto tiempo!
Me alegro de volver a leerle.
Un saludo de mi parte y un par de maullidos de Merlín y Bombay,
Noemí.

Mila dijo...

Bienvenido a tu casa y a tus sueños.

maría rodríguez dijo...

Yo también quisiera eso y más...pero vivo en una contradicción: aún sigo enganchada a la gran ciudad.
Un saludo de mis gatos (los que están y los que se me fueron) y mío.
Gracias por compartir tus vivencias con todos nosotros, los visitantes.

Lamia dijo...

Mi querido Chema.... hoy vuelvo sobre mis pasos y te encuentro de nuevo. Disfruto del silencio en otras tierras. A algunos de vosotros... os añoro. A otros... ya no los recuerdo. Mis ángeles de la guarda... siempre estarán en mi corazón. Un fuerte abrazo.

Carlitos el ocupa dijo...

Casi, casi así es mi vida.
Lástima que no se dibujar, sino, casi casi sería perfecta.
¡saludos!