La voz de los colores

Todo a nuestro alrededor muestra su amor y su vitalidad. Me recluí buscando la Naturaleza y el silencio, pero su silencio estaba lleno de sonidos. Creía que, en ese silencio que luego resultó que no era tal, sería más sencillo trabajar la sensibilidad hacia los colores, descubrir sus esencias más puras, contemplar el momento exacto en el que el verde pasa al amarillo, o el azul cielo se convierte en azul montaña. Pero no todo es tan sencillo: hasta los colores suenan.
¿El color es una vibración de la luz? ¿Los colores también emiten en una determinada frecuencia?
Unos colores y otros nos llegan al alma, y allí nos hablan, nos provocan, nos calman, nos emocionan, nos hacen temblar o nos llevan a cantar... Estoy percibiendo las palabras de los bosques de carrascas, del lago, del río, del huerto junto al chopo, de las montañas... pero también estoy trabajando para percibir las vibraciones de los colores que me rodean, estoy convencido de que también los colores de la Naturaleza nos tienen que hablar, sin verlos.
Vivo rodeado de verde y azul, de dorado y ocre, igual que vivo rodeado del sonido del cierzo, de los pitirroyos, de las cardelinas, del roce de las hojas de las carrascas, de las choperas... la luz que produce los colores también hace vibrar nuestro cuerpo, de alguna manera ...
¿No es raro que un ilustrador cierre los ojos para "ver" los colores?

(Gracias a Eva Julián. www.soundandlife.com)

2 comentarios:

La Gatera dijo...

Para nada, Chema, no es nada extraño. Porque ver los colores del mundo que nos rodea a través de uno mismo es hacerlos un poco más nuestros.

¡Saludetes, amigo! Encantados de saber de ti y del mundo mágico, colorido y sonoro en el que vives y que compartes con todos nosotros.

Chema dijo...

Gracias Rumbo. Me alegro de saber de tí, espero que tu humana, Noa y Elmo sigan habitando esa maravillosa morada de felinos felices. Por aquí andamos el puñado de gat@s dando vida a la casa de Chema Lera. Un saludo!