Cuentos para vivir

"Todos los grandes cuentos que existen nos dicen que la vida es un don maravilloso que debemos conservar y cuidar. Todos nos dicen que debemos estar agradecidos, que debemos dar las gracias porque existen los ríos, los perros, las canciones y los niños.
Todo eso es sagrado y nadie tiene derecho a ultrajarlo. Algunas gentes, no es posible saber por qué, están enemistadas con las mejores cosas de la vida. Por eso es importante contar cuentos a los niños, para que cuando sean mayores no sean como ellos".

Gustavo Martín Garzo. "Lecturas para regresar al mundo real". En NT, Marzo-Abril 2010, nº 661

En la imagen, mi cuento de "Dora soñadora" muy bien arropado en un escaparate. Por las noches, cuando se apagan las luces de neón detrás del cristal, con susurros de hojas de papel, los cuentos de los escaparates juegan a cambiarse de sitio y a contarse a sí mismos...

4 comentarios:

Ro dijo...

Que bien, me ha gustado lo dicho por Gustavo Martín Garzo, transmitir respeto y valor a la vida y todos los que habitamos el planeta.
Un abrazo
Ro

Luisacov dijo...

Que gran verdad las palabras de Gustavo Martín Garzo. Los humanos, y en concreto, los adultos, son la única especie que, siendo conscientes del dolor que causan a otro ser vivo, lo siguen haciendo.

Los cuentos hacen entender y sentir a los niños cosas que aún no han experimentado en su vida, como la pérdida de un ser querido, como el amor de pareja, como la emoción de viajar a lugares desconocidos....
Ayuda a los niños a entablar empatía por el sufrimiento ajeno,lo que será determinante para fijar su bondad hacia todo lo que le rodea.
Si, los cuentos ayudan a explicarles todas esas emociones, y a hacerselas sentir, además de transmitirles valores como la amistad, el sacrificio, etc...

Un mundo sin todas esas cosas buenas, y algunas mas, como ver volar una mariposa en un templado día de primavera, un campo lleno de flores que salpican tanto verdor, el susurro del mar, el ulular del viento, una gota de lluvía cayendo tras un cristal, una taza de cafe caliente en una fría mañana de invierto, una caricia..... un mundo sin todo lo que es bueno e inocente, no valdría la pena vivirlo.
Luisa

Luisacov dijo...

Por cierto Chema, ¿Que sientes cuando ves tu libro en un escaparate de una librería?.
Yo, al ver la foto, he tenido la impresión de que tu habias dejado a tu niño ir a dormir a casa de unos amigos y que habias pasado a asegurarte de que estaba dormidito. Así vista la foto, dá la sensación de que están dormidos, será por la disposición, todos tan quietos, tan perfectamente ordenados, ..., parecen esperando a unas pequeñas manos que quieran sacarlos de sus camas para jugar un rato juntos.
Luisa

:chemalera: dijo...

Hola, Ro! ¡qué razón tienes cuando hablas de todos los habitantes del planeta, los animales todos -incluído el humilde caracol, la huidiza gamba, el anónimo atún o la vibrante abeja- son tan terrícolas como nosotr@s, ¿por qué habríamos de matarlos, de exterminarlos? ¡Gracias por tu comentario!

Hola Luisacov! ¡Escribes unas palabras tan llenas de sentido que no se puede añadir nada más!
Y no te puedo decir qué siento al ver el libro allí en medio; es una mezcla de orgullo, timidez, alegría, nostalgia, desarraigo... incluso algo así como "otredad", como si no lo hubiera escrito/dibujado yo... Pero es muy bonito lo que cuentas de los libros dormidos, ¡daría para otro cuento!¡Gracias!